Scroll to top
© 2019, IM+C. All rights reserved.
en es

¿Por qué le llaman estrategia cuando quieren decir idea?

¿Por qué le llaman estrategia cuando quieren decir idea?


Las palabras, como la mayoría de las cosas, si las usamos mucho acaban perdiendo lustre y valor. Y, eso es lo que le está pasando a la palabra “estrategia”.

Cuando vemos una pieza publicitaria lo primero en lo que nos fijamos es en la idea, la ejecución, la música, pero pocas veces se nos ocurre pensar en qué es lo que propició esa pieza.  Y no hablo del briefing.

Ninguna de las grandes campañas de publicidad a nivel mundial habría sido posible sin una estrategia de inicio.

Pero aquí está el quid de la cuestión, ¿qué es una estrategia?

Una estrategia es algo muy profundo, es un camino en el que se debe implicar el cliente al más alto nivel, es una decisión a largo plazo, es la autopista por la que deben circular todas las formas de comunicación de la marca, servicio o producto.

Y, ahí entra un segundo factor clave, el tiempo.

Es curioso ver cómo somos capaces de esperar 3 meses por un utilitario de cualquier marca generalista, porque entendemos (o nos han hecho entender) que ese es el tiempo que necesita la fábrica para producir el vehículo en cuestión, pero en cambio, se nos pide que definamos una estrategia en 1 semana 🤯 (a lo sumo 15 días ).  

Desde hace ya algún tiempo, no dejo de escuchar (y reconozco que también de decir), cada vez que recibimos un briefing, que debemos hacer una estrategia.

¡Presentemos primero la estrategia para esta campaña! ¡Estrategias de marca en tiempos de Covid! ¡Estrategias para la comunicación online! Todo el mundo parece pensar que se pueden crear estrategias para todo, en cualquier momento y en tiempo record.

Pues bien, eso a lo que llamamos estrategias, son ideas.

Porque no implican ningún cambio en el cliente, ni en el servicio, ni en el producto. Porque son efímeras. Porque responden a una necesidad puntual y concreta de mercado. Y eso, no es malo, pero no es una estrategia.

La estrategia no puede estar supeditada a una idea creativa o a un plan de medios. Es el punto de partida para todo.

Cuando tienes la oportunidad de sentarte con un cliente y empezar a planear de cero el camino que va a recorrer su producto o servicio, de ser capaz de visualizar un objetivo a medio y largo plazo. De entender qué rol va a jugar dentro del portfolio de la empresa, pero sobre todo dentro del mercado en el que va a batirse el cobre, entonces entiendes la grandiosidad de esta profesión.

En IM+C hemos tenido la oportunidad reciente de hacerlo con algunos clientes y la satisfacción es máxima. Porque es en ese momento, en el que adquieres una altísima responsabilidad, pero al mismo tiempo te conviertes en verdadero compañero de viaje.

Y, por supuesto, es en ese momento que pones a prueba la veracidad de la integración entre Creatividad y Medios. En el que todo el mundo aporta el máximo valor, trabajando como una máquina perfectamente engrasada.

Deseando tener más retos como estos, con gente que entiende la importancia de la estrategia.


Related posts